Dos problemas distintos

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Con el ánimo de entender la situación fiscal que estamos viviendo, es necesario separar los dos problemas que tenemos al frente. 1- Tenemos un problema real de falta de liquidez en la caja del Gobierno Central, que amenaza con no poder cubrir los pagos que se nos vencerán en el futuro cercano. 2- Está la necesidad de hacer un ajuste, de carácter más estructural, en el desempeño futuro de las cuentas fiscales. Ambos temas son igualmente serios y urgentes. Están relacionados.

PROPUESTA GUBERNAMENTAL. La ruta que el Gobierno ha impulsado, con el apoyo de 35 diputados, es aprobar el proyecto 20.580. Esto permitiría la condición para conseguir el financiamiento urgente que se necesita. Se ha insistido que con esto se mandan señales positivas para que el mercado financiero nacional e internacional, que es el que pondrá la plata, se convenza de que estamos marchando por una ruta certera.

Sabemos que por el “hueco fiscal” que le heredó la Administración anterior y por la caída en los ingresos, el Gobierno necesita por lo menos ¢1.000 millones, que debe financiar pronto. Tiene que cancelar las Letras del Tesoro al Banco Central. Para los otros gastos, no me animo a dar estimaciones sobre las necesidades de caja para cubrir hasta fin de año. Si las señales que se dan se interpretan como correctas, se podrían levantar todos los recursos que faltan y saquemos el año. Pero estas son las necesidades inmediatas de caja.

¿CUÁNTO DA ESTE PROYECTO? Este proyecto lo que genera en recursos frescos es el equivalente al 1,3% del PIB. Este monto es bastante menor a las “recomendaciones de organismos internacionales (en torno al 3,0-3,5%)”, interpreto referido al PIB. (Ver Marco Fiscal de Mediano Plazo 2018-2022, pág. 42). Este documento señala además que este esfuerzo podría ser de 1,7% del PIB en el 2022.

Claro que, para llegar a la cifra mayor del ajuste que se requiere, es necesario hacer un recorte en gasto de cerca del 2% del PIB, que también se puede escalonar a lo largo del tiempo. Y ahí es donde aparece el tema de las reglas fiscales.

EL PRESUPUESTO DEL 2019. El presupuesto que presentó el Gobierno a la Asamblea para el año 2019 cumple de manera muy cercana con la regla fiscal que el proyecto 20.580 establece. Cálculos preliminares que realicé de lo que sería la aplicación de la regla fiscal para el año entrante me indican que los gastos corrientes ahí presupuestados están ligeramente pasados en unos ¢15.000 millones. Esta cifra desde luego es mucha plata, pero en el volumen global de los recursos presupuestados viene a ser un número relativamente pequeño. Por eso indico que la Administración está cumpliendo con la misma regla que está proponiendo.

Sin embargo, ese presupuesto lleva implícito un déficit financiero un poco arriba del -7,5% del PIB. En otras palabras, a pesar de que se aplique esa regla fiscal el presupuesto que se lleva para el año entrante sigue siendo deficitario y sigue aumentando el endeudamiento.

EL MARCO FISCAL PRESUPUESTARIO. Para tratar de entender el manejo que está pensando hacer el Gobierno de la situación hacia adelante, consulté este documento que el Ministerio de Hacienda le presentó a la Asamblea Legislativa. Ahí se elaboran distintos escenarios que nos permiten observar tanto las mejoras recaudatorias que el Ministerio piensa lograr, como los recortes del gasto. Asimismo, permite ver el resultado esperado en el endeudamiento.

En el escenario que llama “Reforma Total”, que refleja las mejoras recaudatorias y el recorte fuerte del gasto corriente, el endeudamiento sigue creciendo, llegando a un estimado de 66,2% del PIB en el 2022. Lo que se observa es que el peso de los intereses en el gasto seguirá siendo muy fuerte y eso obliga a hacer recortes en los otros gastos corrientes. Y el gasto por servicios sociales es el que más decrece. (Pág. 53 del Marco Fiscal).

CONCLUYO. La propuesta fiscal es insuficiente. Y ha provocado una huelga de consecuencias incalculables. La confrontación no conduce a nada. Pero, sobre todo, hemos perdido la oportunidad de hacer un acuerdo mucho más amplio, que permita atender de forma más integral estos problemas.

Tomado de: cambiopolitico.com

Comparte en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =